Las empresas viables y rentables, las de éxito, tienen en el corazón y en el foco al cliente, una mente analítica y crítica, un espíritu sin miedo al cambio capaz de evolucionar en términos también disruptivos, un código de conducta integrador que no pierde de vista el factor humano de sus equipos y su talento y un alma generosa que observa en sus planes de negocio la diversidad. No olvidar alimentar un fuerte cuerpo tecnológico.
Hablamos de sostenibilidad con mayúsculas, de nuevos modelos de negocio y de futuro para el que hay que estar en constante mejora y en continuo proceso de formación. Y contarlo y saberlo contar poniéndolo TODO en valor. De eso me ocupo yo, hablamos??