El capital humano es sin duda el activo más importante de nuestras empresas. Es por tanto del todo lógico pensar en la valiosa aportación que nuestros empleados, plantillas y equipos pueden realizar en materia de voluntariado.

Esa aportación además debe estar integrada y alineada con la política de responsabilidad social, de hecho las actividades de voluntariado impulsadas desde las mismas compañías, sirven para poner todavía más en valor si cabe el know how del cliente interno y a enriquecer la cultura interna de nuestras organizaciones. Conocimientos habilidades y tiempo que puestos al servicio de la Sociedad redundan en el beneficio de todos incluida la propia empresa.

Beneficios tan diversos que van desde los que afectan directamente a los trabajadores; incremento del orgullo de pertenencia al ligar el nombre de la marca o empresa a causas justas de nobles objetivos y en consecuencia el incremento también del nivel satisfacción en el trabajo. No debemos olvidar otro aspecto importante, la oportunidad que se nos brinda de aprender y adquirir nuevos conocimientos y habilidades trabajando en equipo por un objetivo social común y tampoco es menor el incentivo que supone en cuanto al incremento de compromiso e implicación cuando se participa en un proyecto o proceso dónde se tiene un protagonismo activo y valorado. Todo son ventajas.

También beneficios, los hay para la empresa, para aquellas empresas que adoptan una gestión responsable social a través de herramientas como lo es el voluntariado corporativo.

En tal caso el rol de empresa es el de ser el elemento, el actor coordinador, planificador, organizador y canalizador de todos los esfuerzos. Elegir una buena causa social, involucrar a nuestros profesionales y equipos en programas liderados por ONG’S o Fundaciones que ponen el foco en causas y colectivos sociales, medio ambientales…y ponernos todos juntos a trabajar por la mejora cuantitativa y cualitativa del mundo.

Contar con ejércitos de voluntarios corporativos acerca a la empresa a la realidad social más allá del sector empresarial o industrial al que se pertenezca ayudando de esta manera a la integración, inclusión y el aumento de la calidad de vida.